sábado, 29 de diciembre de 2012

La criba irregular

Hablando de secuestros, mi chica sigue desaparecida, bueno, la verdad es que solemos cenar juntos por la noche, dormimos juntos(no entraré en detalles), la otra mañana hasta salimos los dos de casa a la misma hora. Solo desaparece durante el día. 
Los secuestradores siguen subiendo el precio del rescate, yo no lo puedo pagar, es ella la que paga todos los días. Al final se quedará en los huesos, o se le chamuscarán lo sesos, pero ella sigue luchando, sigue al pie de cañón. 
La criba es fina, muy fina, de 400 candidatos solo quedan 60. Y ahí está ella, entre los 60, esperando la criba final. 
Una semana más de incertidumbre, solo una para saber si quedará secuestrada con derecho a paga o habrá que buscar otros secuestradores. 
La criba es fina, muy fina, pero irregular, desgraciadamente los agujeros no son igual de estrechos para todos. No sé si me explico. 

La criba

domingo, 25 de noviembre de 2012

Sheol

Interesante, muy interesante... 
La semana pasada me pasó algo extraño e impensable que alteró la rutina de todos los días: dormir, trabajar, comer, trabajar y dormir. 
En uno de los cientos de pasillos del Metro de Madrid me encontré con un puesto de venta que ofrecía por solo 1€ una maquinilla de afeitar de una famosa marca y con tu nombre grabado. Solo había unas 7 personas haciendo cola así que me arriesgué y me quedé. Hice bien, en menos de 6 minutos ya me atendían.  El que se ocupaba con la grabación de los nombres preguntó por el mio. Yo se lo deletreé, por supuesto: S H E O L 13. Un abuelete que curioseaba por ahí  me preguntó si era alemán el nombre, el compañero del grabador qué si era mi nombre, antes de contestar el mismo que grabó mi nick en la maquinilla, les contestó que era una palabra hebrea que significaba muerte, tumba o algo por el el estilo. Los tres me miraron para que les confirmará si era verdad. Yo aun no había salido de mi asombro, nunca, nadie, hasta ese momento se había acercado tanto al verdadero significado de "Sheol". Balbucí que mas o menos, que "Sheol" si era una palabra hebrea y que significaba una especie de limbo, de purgatorio. Luego sin mas explicaciones me marché desconcertado pero con una sonrisa de satisfacción en mi cara que me acompaño durante todo el día. 
En realidad la palabra "sheol" es tan antigua que no saben explicarla con exactitud. La mas cercana y acertada descripcion es "Sheol - la sepultura común de la humanidad donde yacen las almas de todos los que perecen indiferentemente de sus creencias y sus actos en vida", una especie de purgatorio, digamos.

Purgatorio

sábado, 17 de noviembre de 2012

Otra vez

Otra vez sábado  otra vez nublado, otra vez currando. Toda la semana constipado, un día con tos, otro con mocos, otro con dolor de garganta y otro con todo el paquete. Otra vez la soñé, los mismo ojos esmeralda, el mismo diminuto hocico, el mismo suave ronroneo. Otra vez desperté empapado, otra vez sobresaltado, otra vez con la sensación de haberme perdido lo mas importante y significativo del sueño. Otra vez con las dudas, otra vez con las suposiciones, otra vez inseguro y temblando. 
El día se me antojó largo otra vez, se me antojó sobrio, se me antojó irreal. 
¿Estoy soñando aun, estoy despierto, me pellizco?
Me pellizco. 
Nada.
 ¿Es real  el sentimiento que aflora en mi interior cada vez que algún rebelde sueño me la recuerda? 
Me pellizco... Nada. 
Otra vez me pellizco. 
Esta vez me duele. 
Abro los ojos, miro el reloj. Las 05:00 de la mañana. Desayuno, defeco, me lavo. Abro la ventana del baño. Me la encuentro otra vez en el alfeizar de la ventana de enfrente,  levanta la cabeza, me mira lánguidamente y al momento me ignora. No me gustan los gatos, no, no me gustan, pero las gatas... 
No lo sé. 
Creo que tampoco. 
Definitivamente, no.

La gata


martes, 13 de noviembre de 2012

Ted

Vamos Ted, te necesito, necesito que me animes, necesito que tu lengua afilada me saque del letargo. Estoy deprimido, estoy a un paso de tirarme por la ventana sin paracaídas enganchando solo de las bragas de mis abuelas que heredé cuando se marchó al otro lado. Vamos Ted, di algo para tronchar mi pecho, para olvidarme por un momento de esta vida, del hambre en el mundo, de los desahucios, de la corrupción, de los ricos y de los pobres, de los gordos y de los flacos, de los locos y de los cuerdos, de los buenos y de los malos, de mi, de ella, y de la putada de vivir en un bajo. Joder, no puede uno ni tirarse por la ventana, solo aplastaría las hojas oxidadas que descansan en paz en el cementerio que alberga desde hace mas de un mes mi patio. Vamos Teddy Bear, di algo asqueroso, haz algo obsceno, lo necesito, lo ansío  ansío reír hasta dislocarme la mandíbula, hasta que los vecinos se quejen, hasta que me tachen de loco, hasta que les de miedo, hasta morirme, hasta pudrirme y desvanecerme. 
Vamos Teddy Bear, tu puedes hacerlo, anímame o entiérrame en la desdicha para siempre.
Vamos Ted, hazlo.

-Play-

Ted

sábado, 10 de noviembre de 2012

Nubes de algodon

Hoy me he levantado temprano, a las 4:50 de la mañana, solo para contemplar el cielo raso, inmenso e inundado de estrellas, la luna se escondía detrás de una nube blanca y algodonada. Rompí un trozo de algodón y me lo llevé a la boca, no era dulce, mas bien sabia a una compresa de noche usada. Abrí los ojos asqueado, mis manos rebuscaban inconscientes en el cubo de basura. Una compresa de noche usada, mordisqueada y envuelta en papel higiénico descansaba sobre unas cajas de pizza congeladas y latas de cerveza vacías de marca blanca casi transparente, la cena de ayer. La vida es una mierda, pensé y me marché a trabajar.
Llovía a cantaros.

nubes de algodon

viernes, 9 de noviembre de 2012

El cuentista infeliz

Hoy será un gran día. 
Hoy, empezaré ilusionado a compartir con vosotros mis mas ocultos y atrevidos pensamientos. Hoy, empezaré a maquillar lo que soy, como un bufón antes del espectáculo. Hoy, seré yo mismo, pero no me encontrarán en ninguna de las palabras, en ninguno de los acentos o signos de puntuación, simplemente porque no existo, soy invisible, soy un fantasma de pasado y del presente y posiblemente también del futuro. Hoy, estoy libre y contento porque parece que el cielo no derramará las lagrimas de ayer, sin embargo las persianas están bajadas, la habitación oscura y fría porque estoy preparado, listo para afrontar la tormenta que asoma su cabeza de fuego y agua, y no estoy solo, tengo una aliada, una amiga, fuerte, lista, huidiza, cruel, amarga y dulce. 
Hoy será un gran día. 
¿Verdad?
No.

El cuentista