martes, 13 de noviembre de 2012

Ted

Vamos Ted, te necesito, necesito que me animes, necesito que tu lengua afilada me saque del letargo. Estoy deprimido, estoy a un paso de tirarme por la ventana sin paracaídas enganchando solo de las bragas de mis abuelas que heredé cuando se marchó al otro lado. Vamos Ted, di algo para tronchar mi pecho, para olvidarme por un momento de esta vida, del hambre en el mundo, de los desahucios, de la corrupción, de los ricos y de los pobres, de los gordos y de los flacos, de los locos y de los cuerdos, de los buenos y de los malos, de mi, de ella, y de la putada de vivir en un bajo. Joder, no puede uno ni tirarse por la ventana, solo aplastaría las hojas oxidadas que descansan en paz en el cementerio que alberga desde hace mas de un mes mi patio. Vamos Teddy Bear, di algo asqueroso, haz algo obsceno, lo necesito, lo ansío  ansío reír hasta dislocarme la mandíbula, hasta que los vecinos se quejen, hasta que me tachen de loco, hasta que les de miedo, hasta morirme, hasta pudrirme y desvanecerme. 
Vamos Teddy Bear, tu puedes hacerlo, anímame o entiérrame en la desdicha para siempre.
Vamos Ted, hazlo.

-Play-

Ted

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada