martes, 31 de diciembre de 2013

Propósitos

No. 
No seré mejor persona pero ni peor. Tampoco adelgazaré, es mas posible que aumente de peso. Tampoco buscaré nuevo trabajo, lo mas seguro es que me quede estancado donde estoy y durante mucho tiempo. Tampoco acabaré de escribir las novelas que empecé hace tiempo, seguramente ni las tocaré. Peor amigo tampoco podré ser, llevo años sin mejorar. Ni buen cliente, ni buen oyente, ni orador, ni pensador. 
No creo que mejore quién soy, hace años me amasaron un buen rato sin reparar que no había fuego para hornear y como consecuencia me guardaron en el congelador. 
Algunos dicen que estoy estropeado, otros que solo estoy un poco congelado y no quiero que me quieran como propósito u obligación, solo quiero que un año mas, me dejen solo, con mi Soledad. 
............
P.D. Mejor os presento a Soledad, para que me entendáis.


¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Yo confeso

Quien me conoce sabe cual es mi religión, mis principios, mis defectos y mis virtudes. 
Sin embargo hay algo que no comparto ni con mis mas mejores amigos: mis secretos, y mi mas oscuro secreto es demasiado negro para dejarlo salir de día y demasiado macabro para soltarlo de noche, sin embargo sobre papel o en este caso sobre la pantalla del ordenador las consecuencias de tal confesión no creo que fueran mas devastadoras que una simple tormenta de nieve. 
Probablemente fuera un defecto pero posiblemente es una virtud reconocer que por primera vez en la vida y por una mujer pisoteara sin miramientos mis principios y traicionara sin remordimientos mi religión. 
No es guapa, tampoco es fea, es tirando a flaca, pero sus carnes siempre enseña. No es tonta, posiblemente es mas lista que la mayoría, a veces salvaje rubia de bote, otras vulnerable y dulce morena. 
Y yo viejo rockero de melena negra, hace años, ahora calvo, sin moto que cabalgue al ocaso, patético hidalgo, alérgico a la estupidez, al alcohol y al tabaco, lo reconozco, lo digo alto y claro y no me escondo: 
¡ME GUSTA LADY GAGA! 

Gaga

viernes, 6 de diciembre de 2013

Diciembre

Y llegó diciembre. Mi querido diciembre... mi odiado, mi adornado, mi iluminado, mi adorado diciembre. Mi frío, mi solitario, mi cálido, mi blanco diciembre. 
Si, señores y señoras, si, niños y niñas, me gusta diciembre, y sé que me gusta porque nos trae la Navidad. Me dan igual los anti-navideños, con sus muecas despectivas, con sus comentarios, sus ojos en blanco,  que se fastidien, pero me tienen que aguantar durante este mes, aguantar las fotos navideñas que publico en las redes sociales, los tonos navideños personalizado para cada contacto que suenan en mi móvil , mis continuos tarareo de canciones navideñas(los clásicos estadounidense por supuesto, esos que suenan en los Corte Ingles) mi ilusión y mi amor confeso por las películas navideñas, malas y buenas. 
Me dicen que soy oscuro, que soy antisocial, que soy muy mio, y es verdad en parte hasta que llega diciembre, es cuando el elfo que hay en mi sale pidiendo protagonismo.
Siento mi entusiasmo(no tanto) pero sé que me vais a aguantar  estoicamente durante este mes, porque me quieren, la mayoría, o eso decís y si lo decís... a apechugar... 
¡Que es diciembre! 


P.D. Y encima llega con un e-reader Kindle bajo el brazo.

viernes, 29 de noviembre de 2013

El vaso medio...

Decía yo, en el primer post publicado este año, que 2013 sería un gran año. Es cierto, empezó bien, gané en un sorteo un pendrive, me dieron una buena propina de reyes y poco mas. 
El año siguió con su curso monótono y repetitivo. Mucho trabajo, demasiado mejor dicho, y muy mal pagado, sin tiempo para el ocio, sin dinero para el ocio y sin ganas para el ocio. 
Este seria el punto de vista pesimista, pero si nos pasamos al lado optimista de la visión podríamos decir que este año ha sido mucho mejor de lo esperado. 
Mucho trabajo, demasiado mejor dicho, pagado a tiempo y sin retrasos, cansado y sin tiempo para el ocio pero contento por no gastar el dinero que no tengo. 
Puntos de vista, si, el vaso medio lleno o medio vació. 
¿Cual elijo? 
Aun no lo sé, porque la guinda, aun, solo es ilusoria. 
Ah, la guinda, cierto, no lo saben. 
La guinda sería que me mandasen el E-reader Kindle que acabo de ganar en un sorteo. 
A ver ese vaso...

El vaso medio...

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Enterrado vivo

Dejé de luchar. 
No merecía la pena, sabia que tarde o temprano el fin llegaría y yo sin saber que clase de fin podría tocarme. Seguro que un corte limpio de guadaña sería el mas improbable y el menos tortuoso de todos, pero nunca se sabe, debajo de tanta inmunda suciedad uno podría encontrar de todo, hasta una guadaña. Pero no, sería demasiado fácil, demasiado limpio el juego del destino. 
De inanición seguro que no, comida tenia de sobra, que si manzana podridas, que si cascaras de plátanos, un sándwich a medio terminar, jugos. Mirándolo desde otro angulo, una intoxicación podría acabar conmigo, no si antes lo lograba el olor. Ay el olor, antes pensaba que seria la verdadera causa de mi muerte, pero no lo fue, al final me agarré a ello como a un salvavidas, mientras mas penetrante el olor mas vivo me sentía. Las cucarachas no creo tuvieran la fuerza necesaria para acabar conmigo, soy bastante grande y creo que seria la primera muerte por cucarachas, mas bien me las tomaría como alimento, son pura proteína según tengo entendido. Una rata, otra posibilidad viable y agónica, solo un mordisco y la infección acabaría conmigo no si antes me devoraría el pequeño ejercito de estos adorables roedores que acababan de salir a cenar. 
¡No, ser comido vivo no! 
Con un ultimo esfuerzo empecé otra vez a escalar desde dentro de la montaña. Papeles, plásticos, fruta, comida, muebles, bolsas, todo se interponía en mi camino y yo lo apartaba exasperado siguiendo el camino hacia la luz que aun no veía, cosquilleo en mis partes, mordiscos en los dedos del pie izquierdo, cortes en las manos y en la cara y una mano salvadora que empezó a tirar de mi hacia fuera. Y vi la luz, mejor dicho las luces del camión de la basura y al operario salvador que me miraba sereno.
-Se acabo la huelga de limpieza señor, - me dijo.   

Aceras de Madrid

jueves, 14 de noviembre de 2013

Sin perder la ilusión

No lo fue, pero pudo haber sido. Y que cerca estuve de conseguirlo, que cerca y que lejos. 
Pues no lo conseguí. 
¿Y que? 
Seguiré intentándolo, no me quita la ilusión y tampoco el sueño, solo algunos eurillos cada semana. Y cada vez estaré mas y mas cerca y mas y mas lejos y mas y mas pobre y mas y mas esperanzado y mas y mas desesperado. 
Pero eso no me quita el sueño, aunque lleve sin dormir mas de tres meses y tampoco la ilusión, aunque riegue con vodka hasta ahogar mis penas cada día. 
Lo reconozco, es un circulo vicioso, bebo y me da sueño, pero no duermo porque quiero seguir bebiendo. Casi, casi lo conseguí el otro día, aunque no salieran mis números, ni el reintegro siquiera,  pero estuve cerca sé que lo estuve. Estuve tan cerca que vi la luz, una luz blanca, poderosa que cegaba mis sentidos. Y le vi a Él, con su pantalón blanco, su camisa blanca y su barbijo llamándome, repitiendo mi nombre una y otra vez y yo queriendo seguir bebiendo, y el llamándome y yo buscando el vodka, y el zarandeándome y yo buscando el vodka. 
Al final no entré en coma etílico, pero estuve cerca, a punto estuve de conseguirlo, aun así no pierdo la ilusión.

La luz divina

viernes, 1 de noviembre de 2013

Happy Birthday To Me

Mucho curro, si. 
Pero al final llegué a mi casa y no hay cosa que me gusté mas por mi cumple que estar rodeado de lo que mas quiero: mi chica, dos pizzas medianas, una cherry-coke y una tarta. 
Si, es verdad, no me gustan las grandes fiestas, la muchedumbre, familia, amigos, soy un antisocial incorregible. ¿Y que? ¿A alguien le importa? No. Si es así como mejor me siento, sin seguir pautas ni patrones, será así como disfrutaré de cada momento de mi vida. 
Y siendo tan soso, tan mio, tan yo, me quedé un poco sorprendido por la mañana cuando desperté desnudo, algo pegajoso y con algo cilíndrico y duro pinchándome en un riñón. Tantee con la mano hasta dar con un inquietante tubo de nata. Pero al ver a mi vera dos largas piernas enfundadas en unas medias color naranja que asomaban por la parte posterior del disfraz de calabaza de mi chica que aun dormía plácidamente, el estupor se esfumó. 
¡Por todos los santos!
¡Decidí de que tenia hambre otra vez!
Y desayuné... calabaza con nata.

Pumpkin Girl

jueves, 24 de octubre de 2013

Lunes

En la comisaria me miraban circunspectos, como si yo estuviera mal de la cabeza. 
Esta vez si que estuve allí y así lo cuento, con pelos y señales
Era otra vez lunes por la mañana cuando desperté el jueves. El agua tamborileaba nerviosa sobre el alféizar. Llevaba cuatro días seguidos despertándome de igual manera, sin necesidad de esperar que sonara el despertador. Lluvia, desayuno, trabajo, comida exprés, trabajo, besos, cena, besos, sueño y otra vez lunes, lluvia, tamborileo sobre el alféizar, despertar, desayuno... 
La lluvia me despertaba cada mañana de igual manera, igual que el lunes, que el martes y el miércoles, así que el jueves, según el calendario, en un arrebato de furia mañanera salí de casa dirección a la comisaria para denunciar que alguien en algún momento y sin contar con nadie decidió llamar los lunes con otros nombres, obligándonos, en una conspiración a gran escala, a tragarnos el hecho de que no vivíamos en un déjà vu eterno donde todos los días era lunes. 
Si, y yo me lo trago. 
Va ha ser que no.

Lunes

lunes, 27 de mayo de 2013

Ser y no ser

Soy y siempre he sido un bicho raro, un solitario, un insociable.
No soy guapo ni feo, caigo bien y mal, no tengo pelo pero tampoco me falta, no soy listo ni tonto, ni alto ni bajo, a veces me abro otras soy tumba, a veces me ven otras soy invisible, soy ángel y soy ogro, no me falta nada ni me sobra, no juzgo pero me juzgan, no critico pero me critican, respeto y espero lo mismo en vano, soy alguien pero mas bien soy nadie, y deseo que me dejen en paz, que no intenten cambiarme, yo me quiero como soy pero me gustaría ser otro.

Soy yo y no lo soy

miércoles, 15 de mayo de 2013

Nothing Else Matters

Lunes, 07:00 de la mañana, los acordes de Nothing Else Mathers de Metallica llena los pasillos de Alonso Martinez. Un guitarrista sentando en un taburete, mueve los dedos por las cuerdas de la guitarra con mucha pachorra y con cara de asco. No toca muy bien. 
El mismo día. 13:30 h. Nothing Else Mathers en el mismo pasillo, el mismo guitarrista, la misma pachorra, la misma cara de asco y la misma inconstante cadencia. 
Todos los días durante meses, a distintas horas, Nothing Else Mathers, el mismo guitarrista, la misma pachorra, la misma cara de asco. 
Sigue tocando fatal pero las monedas llenan la funda de guitarra. La gente es bondadosa o sorda o no pasa tan a menudo por ahí como yo. Por desgracia no soy sordo, pero tampoco bondadoso. 
¡Aprendete otra por lo menos!
¿No?

Guitarrista 



jueves, 2 de mayo de 2013

Muebles viejos y bizcocho recién horneado

Pasé muchas veces por ahí, muchas, pero hoy por primera vez me encontré la ventana abierta. Frunzo es ceño cuando las cosquillas me llegan al olfato, me suena el olor, me recuerda a algo.
Con cada paso la visión es mas clara, mas cercana, mas palpable. 
Está sentada en la vieja y chirriante butaca cosiendo, con las gafas colgadas en la punta de la nariz. Me acerco mas, y también le veo a él, en la cúspide del diván leyendo la prensa. Una lagrima se acerca a mi parpado derecho así que presurosamente me alejo, la lagrima se detiene antes de llegar. 
Estoy trabajando, no debo distraerme.  
Solo es un olor, un olor que invade mi memoria de recuerdos, de ellos, de mis queridos abuelos. Un olor que sale por una ventana abierta como una mano invisible que sin permiso hurga en mi celebro, un olor a muebles viejos mezclado con bizcocho recién horneado. El olor de mi infancia, recuerdos de tiempos felices, otros tiempos, otra vida, otra gente. Me alejo mas, y todo se vuelve mas borroso, distingo aun las siluetas de los que solo viven en el recuerdo, me entristece que ya no están, que se han ido, que me han dejado solo. Me alejo mas y desaparecen. 
Una gran roca cubierta de musgo oprime mi pecho, y me la llevo, y la cargo durante todo el día.  Es el recuerdo, es el saber que solo es recuerdo, que nunca será otra cosa que un recuerdo, y la cargo y no me importa si pesa mientras existe, mientras aun vive, mientras viven en un olor a muebles viejos y bizcocho recién horneado. 

Muebles viejos

domingo, 21 de abril de 2013

El hombre que no sonríe nunca

Me llaman "el hombre que no sonríe nunca". Mentira, no me llaman eso, pero la gente lo piensa y me dice que en todas las fotos me ven sombrío, que no sonrío. Es verdad, me cuesta, y se que nunca encontrarán en mi cara una sonrisa de oreja a oreja. Tengo un complejo de dientes, si, si, existe, creo. 
No me entiendan mal, si algo me obsesiona es mi higiene bucal, y no me falta casi ninguno, el problema es que los tengo mal colocados y ya no hay remedio, cuando lo hubo si lo hubo nadie se ocupó del asunto. Mas tarde por falta de fondos tampoco pude arreglar los desperfectos y ahora posiblemente sea muy tarde y tampoco es que el dinero me haga de manta por la noche. 
Pero ya lo he asumido, me da igual, la media sonrisa que esbozo de vez en cuando es lo único que puedo ofrecer, aun así, piensen que por dentro me estoy riendo, riendo con lagrimas, y si logran hacerlo es que lo han conseguido, han conseguido conocerme. 

El hombre que no sonríe nunca, si sonríe...

lunes, 18 de marzo de 2013

Todo orejas

Lo siento, de verdad que lo siento. Creía ser diferente, pero soy malo, igual que la mayoría. Me fijo en los defectos, aunque inconscientemente,  lo hago, si, si, como todos, y quién no lo hace que tire la primera piedra.  
¡Ayy! ¡Podrías haber cogido otra mas pequeña, que duele! 
En fin, que si, que si una persona no destaca por algo bonito en particular(ojos, labios, pómulos  pechos, caderas, trasero... dinero) nuestro celebro almacena defectillos para reconocerla, en caso de volver a coincidir con dicha persona. 
El tío me hablaba, y no dejaba de hablar. No me sonaba de nada, hasta que sus orejas encendieron la bombilla de tal manera que hasta me acordé del lugar, de la fecha y de la hora que coincidí con él, una vez en la vida, nada mas y nada menos que hace mas de 7 años. Y todo por las orejas, imposibles de olvidar, imposible de verdad, hasta mi chica se acordó del chaval, todo un hombre ahora, cuando se lo conté. 
Siento ser así de malo, de verdad que si. 
Bueno que tampoco me quitará el sueño, los hay peores. ¿No?

Oreja

viernes, 8 de marzo de 2013

Gris

Días grises, de cielos grises, de nubes grises, de pájaros grises, de caminos grises, de charcos grises, de sombras grises, de esperanzas grises, de realidad gris, de amor gris, de humor gris, de sueños grises, de gente gris, de sonrisas grises, de miradas grises, de murmullos grises, de cortinas grises, de sabanas grises, de despertares grises, de mañanas grises, de tardes grises y de noches grises
 ...y luego hicimos el amor...

Gris

jueves, 28 de febrero de 2013

Nevaba y nevaba y nevaba...

Nevaba y nevaba y nevaba y nevaba y yo trabajaba y trabajaba y trabajaba y me empapaba y me empapaba y me cabreaba. 
¡No hacia un buen día, pero si bonito!
 Levanté los ojos hacia el cielo y abrí la boca para atrapar algún copo de nieve, solté mi herramienta y extendí los brazos. Sonreía, estaba contento, hacía mucho que no disfrutaba de un día de nieve, hice unas piruetas en el aire, luego me subí a un banco, salté en un charco, cogí  de las manos a la primera mujer que pasaba por ahí toda abrigada y empecé a dar vueltas con ellas a ritmo de vals, luego la besé. Me pinchó con la barba y me di cuenta que era un tío con pelo largo y eché a correr. Me persiguió un buen rato y luego desistió. Yo también desistí, volví a por la herramienta y me marché a casa pensando en el calor del fuego que me esperaba en la chimenea que tengo... como protector de pantalla.

Mi chimenea particular

lunes, 25 de febrero de 2013

My name is 13, Sheol 13

Que si, que si, que iba yo tan tranquilo por la calle Comandante Zorrita de Madrid el viernes, víspera de los Oscars cuando mis ojos se topan con un personaje un tanto peculiar: traje, zapatillas rojas, barba blanca, melena blanca y cinta gris en la frente. Iba acompañado por otros dos trajeados a los que no presté demasiada atención  Me acercaba al grupo sin dejar de mirar descaradamente al hombre de la barba, parecía un viejo cantante de country, sin embargo no se me encendió ninguna lucecita esclarecedora. Volví la mirada hacia los otros dos que le acompañaban. Fue entonces cuando mi mandíbula se soltó y cayó estrepitosamente al suelo, mi lengua se desenrolló sobre la acera y mis globos oculares casi le pegan en la frente a uno de ellos. Allí estaba, impecable, con su traje gris oscuro, zapatos negros y camisa blanca sin corbata y con su inconfundible sonrisa al mas estilo James Bond, el señor Pierce Brosnan. Me emocioné, si hombre, si, tanto que le dio tiempo escabullirse y entrar en Ferreriro para comerse unas judías el muy gentleman. Me quedé sin foto, como siempre. Si es que soy muy bobo. 

Pierce Brosnan

martes, 5 de febrero de 2013

Amigo virtual

Qué si, que era yo. El que sale en los vídeos de youtube y en las fotos de facebook y twitter.
Ya sé, no estabas segura y no te atreviste a decirme nada. No muerdo. No. Al no ser que me enseñes un pezón. Pero no antes de charlar, de tomarnos algo, una caña, un refresco, un café o de las manos. 
¿Quien eres? Venga me lo puedes decir. Me has mirado como si me conocieras, yo te devolví la mirada pero seguí con mi camino. Sentí tus ojos clavados en mi nuca, hasta la vigilante se dio cuenta de que me seguías con las mirada. Me analizó de arriba abajo, pero no le parecí guapo y tampoco sospechoso, siguió con su ronda. Yo no me volví, debí hacerlo y preguntarte si me conocías de algo, pero justo entraba el tren en la estación y tenia prisa, prisa por desaparecer por si te debía algo. 
Ahora no puedo dormir, no puedo comer ni dejar de buscarte entre los rostros femeninos que esperan el metro cuando paso por la estación de Chueca. La próxima vez atrévete, no te cortes, dime algo.
 ¡Que soy yo! 
¡Si! 
Soy yo. 
O a lo mejor no. 

Sheol 13

sábado, 12 de enero de 2013

13

13... 
Le tengo verdadero cariño a este numero, es un numero muy bonito, sexy y con curvas, no voy a entrar en detalles, bueno si: a mi el tres siempre me ha parecido que tiene la forma de un culo en pompa o de un par de tetas y el 1 ahí al lado...esperando... Bueno, y aparte es un numero que me trae muy buenos recuerdos. 
Mi primer encuentro con mi querido 13 fue hace años, cuando era  adolescente, me había tocado como dorsal del equipo de balonmano de mi ciudad. 
Con 13 años eché mi primer polvo, ya sé, un poco precoz, pero con 13 aparentaba 18, edad que tenia la pava que me desvirgó, muy puta ella, la recuerdo con cariño.
El numero 13 de una calle que no me acuerdo como se llamaba albergaba la oficina de mi primer curro. 
Con 13 se murió mi medio hermano Belle, un braco al mar de listo y cariñoso. Es un recuerdo agridulce es verdad, pero también cuenta. 
Y ahora llega 2013 que empieza bastante bien. 
El día 1 me tocaba en un sorteo un pendrive de diseño de 8Gb. 
El día 4 me entregaban una buena propina, que no me esperaba, por un trabajo. 
El día 8 una de las mejores empresas del país para trabajar (si, si aun las hay) contrata a mi chica, que llevaba meses parada, sin enchufes de ninguna clase y después de pasar por un largo y duro proceso de preselección. 
Qué queréis que os diga, yo creo que 2013 será un gran año o a lo mejor no, yo que sé, ya veremos.