miércoles, 20 de noviembre de 2013

Enterrado vivo

Dejé de luchar. 
No merecía la pena, sabia que tarde o temprano el fin llegaría y yo sin saber que clase de fin podría tocarme. Seguro que un corte limpio de guadaña sería el mas improbable y el menos tortuoso de todos, pero nunca se sabe, debajo de tanta inmunda suciedad uno podría encontrar de todo, hasta una guadaña. Pero no, sería demasiado fácil, demasiado limpio el juego del destino. 
De inanición seguro que no, comida tenia de sobra, que si manzana podridas, que si cascaras de plátanos, un sándwich a medio terminar, jugos. Mirándolo desde otro angulo, una intoxicación podría acabar conmigo, no si antes lo lograba el olor. Ay el olor, antes pensaba que seria la verdadera causa de mi muerte, pero no lo fue, al final me agarré a ello como a un salvavidas, mientras mas penetrante el olor mas vivo me sentía. Las cucarachas no creo tuvieran la fuerza necesaria para acabar conmigo, soy bastante grande y creo que seria la primera muerte por cucarachas, mas bien me las tomaría como alimento, son pura proteína según tengo entendido. Una rata, otra posibilidad viable y agónica, solo un mordisco y la infección acabaría conmigo no si antes me devoraría el pequeño ejercito de estos adorables roedores que acababan de salir a cenar. 
¡No, ser comido vivo no! 
Con un ultimo esfuerzo empecé otra vez a escalar desde dentro de la montaña. Papeles, plásticos, fruta, comida, muebles, bolsas, todo se interponía en mi camino y yo lo apartaba exasperado siguiendo el camino hacia la luz que aun no veía, cosquilleo en mis partes, mordiscos en los dedos del pie izquierdo, cortes en las manos y en la cara y una mano salvadora que empezó a tirar de mi hacia fuera. Y vi la luz, mejor dicho las luces del camión de la basura y al operario salvador que me miraba sereno.
-Se acabo la huelga de limpieza señor, - me dijo.   

Aceras de Madrid

5 comentarios:

  1. Jajajaja. Justamente en eso estaba pensando mientras lo leía... Genial el relato. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  2. Uy que buen relato, me dejaste simplemente sin palabras. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Sheol, buenas tardes,
    se me hacía otra cosa,
    menos mal que el giro del relato no fue para lo que yo estaba pensando =)

    Una gran creación, has logrado capturar mi interés desde un principio.

    un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hay momentos en los que llenarse de porquería están más que justificados...
    Es cierto, está muy bien escrito. Eres un excelente relator :))

    un abrazo

    ResponderEliminar