domingo, 21 de abril de 2013

El hombre que no sonríe nunca

Me llaman "el hombre que no sonríe nunca". Mentira, no me llaman eso, pero la gente lo piensa y me dice que en todas las fotos me ven sombrío, que no sonrío. Es verdad, me cuesta, y se que nunca encontrarán en mi cara una sonrisa de oreja a oreja. Tengo un complejo de dientes, si, si, existe, creo. 
No me entiendan mal, si algo me obsesiona es mi higiene bucal, y no me falta casi ninguno, el problema es que los tengo mal colocados y ya no hay remedio, cuando lo hubo si lo hubo nadie se ocupó del asunto. Mas tarde por falta de fondos tampoco pude arreglar los desperfectos y ahora posiblemente sea muy tarde y tampoco es que el dinero me haga de manta por la noche. 
Pero ya lo he asumido, me da igual, la media sonrisa que esbozo de vez en cuando es lo único que puedo ofrecer, aun así, piensen que por dentro me estoy riendo, riendo con lagrimas, y si logran hacerlo es que lo han conseguido, han conseguido conocerme. 

El hombre que no sonríe nunca, si sonríe...