viernes, 29 de noviembre de 2013

El vaso medio...

Decía yo, en el primer post publicado este año, que 2013 sería un gran año. Es cierto, empezó bien, gané en un sorteo un pendrive, me dieron una buena propina de reyes y poco mas. 
El año siguió con su curso monótono y repetitivo. Mucho trabajo, demasiado mejor dicho, y muy mal pagado, sin tiempo para el ocio, sin dinero para el ocio y sin ganas para el ocio. 
Este seria el punto de vista pesimista, pero si nos pasamos al lado optimista de la visión podríamos decir que este año ha sido mucho mejor de lo esperado. 
Mucho trabajo, demasiado mejor dicho, pagado a tiempo y sin retrasos, cansado y sin tiempo para el ocio pero contento por no gastar el dinero que no tengo. 
Puntos de vista, si, el vaso medio lleno o medio vació. 
¿Cual elijo? 
Aun no lo sé, porque la guinda, aun, solo es ilusoria. 
Ah, la guinda, cierto, no lo saben. 
La guinda sería que me mandasen el E-reader Kindle que acabo de ganar en un sorteo. 
A ver ese vaso...

El vaso medio...

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Enterrado vivo

Dejé de luchar. 
No merecía la pena, sabia que tarde o temprano el fin llegaría y yo sin saber que clase de fin podría tocarme. Seguro que un corte limpio de guadaña sería el mas improbable y el menos tortuoso de todos, pero nunca se sabe, debajo de tanta inmunda suciedad uno podría encontrar de todo, hasta una guadaña. Pero no, sería demasiado fácil, demasiado limpio el juego del destino. 
De inanición seguro que no, comida tenia de sobra, que si manzana podridas, que si cascaras de plátanos, un sándwich a medio terminar, jugos. Mirándolo desde otro angulo, una intoxicación podría acabar conmigo, no si antes lo lograba el olor. Ay el olor, antes pensaba que seria la verdadera causa de mi muerte, pero no lo fue, al final me agarré a ello como a un salvavidas, mientras mas penetrante el olor mas vivo me sentía. Las cucarachas no creo tuvieran la fuerza necesaria para acabar conmigo, soy bastante grande y creo que seria la primera muerte por cucarachas, mas bien me las tomaría como alimento, son pura proteína según tengo entendido. Una rata, otra posibilidad viable y agónica, solo un mordisco y la infección acabaría conmigo no si antes me devoraría el pequeño ejercito de estos adorables roedores que acababan de salir a cenar. 
¡No, ser comido vivo no! 
Con un ultimo esfuerzo empecé otra vez a escalar desde dentro de la montaña. Papeles, plásticos, fruta, comida, muebles, bolsas, todo se interponía en mi camino y yo lo apartaba exasperado siguiendo el camino hacia la luz que aun no veía, cosquilleo en mis partes, mordiscos en los dedos del pie izquierdo, cortes en las manos y en la cara y una mano salvadora que empezó a tirar de mi hacia fuera. Y vi la luz, mejor dicho las luces del camión de la basura y al operario salvador que me miraba sereno.
-Se acabo la huelga de limpieza señor, - me dijo.   

Aceras de Madrid

jueves, 14 de noviembre de 2013

Sin perder la ilusión

No lo fue, pero pudo haber sido. Y que cerca estuve de conseguirlo, que cerca y que lejos. 
Pues no lo conseguí. 
¿Y que? 
Seguiré intentándolo, no me quita la ilusión y tampoco el sueño, solo algunos eurillos cada semana. Y cada vez estaré mas y mas cerca y mas y mas lejos y mas y mas pobre y mas y mas esperanzado y mas y mas desesperado. 
Pero eso no me quita el sueño, aunque lleve sin dormir mas de tres meses y tampoco la ilusión, aunque riegue con vodka hasta ahogar mis penas cada día. 
Lo reconozco, es un circulo vicioso, bebo y me da sueño, pero no duermo porque quiero seguir bebiendo. Casi, casi lo conseguí el otro día, aunque no salieran mis números, ni el reintegro siquiera,  pero estuve cerca sé que lo estuve. Estuve tan cerca que vi la luz, una luz blanca, poderosa que cegaba mis sentidos. Y le vi a Él, con su pantalón blanco, su camisa blanca y su barbijo llamándome, repitiendo mi nombre una y otra vez y yo queriendo seguir bebiendo, y el llamándome y yo buscando el vodka, y el zarandeándome y yo buscando el vodka. 
Al final no entré en coma etílico, pero estuve cerca, a punto estuve de conseguirlo, aun así no pierdo la ilusión.

La luz divina

viernes, 1 de noviembre de 2013

Happy Birthday To Me

Mucho curro, si. 
Pero al final llegué a mi casa y no hay cosa que me gusté mas por mi cumple que estar rodeado de lo que mas quiero: mi chica, dos pizzas medianas, una cherry-coke y una tarta. 
Si, es verdad, no me gustan las grandes fiestas, la muchedumbre, familia, amigos, soy un antisocial incorregible. ¿Y que? ¿A alguien le importa? No. Si es así como mejor me siento, sin seguir pautas ni patrones, será así como disfrutaré de cada momento de mi vida. 
Y siendo tan soso, tan mio, tan yo, me quedé un poco sorprendido por la mañana cuando desperté desnudo, algo pegajoso y con algo cilíndrico y duro pinchándome en un riñón. Tantee con la mano hasta dar con un inquietante tubo de nata. Pero al ver a mi vera dos largas piernas enfundadas en unas medias color naranja que asomaban por la parte posterior del disfraz de calabaza de mi chica que aun dormía plácidamente, el estupor se esfumó. 
¡Por todos los santos!
¡Decidí de que tenia hambre otra vez!
Y desayuné... calabaza con nata.

Pumpkin Girl