martes, 14 de enero de 2014

Quizas...

Estuve llorando, llorando de verdad. 
¡Qué dolor! 
¡Qué pena! 
Pero tuve que hacerlo, no porque otros me dijeran que lo hiciera, me da igual lo que podrían haber pensado de mi si no lo hubiera hecho. Lo hice porque quise. 
Lo hice con la mayor brevedad posible, como quitando una tirita, pero aun así dolió, bastante, pero es mejor así, lo sé, cuanto mas tiempo pase, mas ilusión me hará volver a prepararlo para la fiesta, adornarlo e iluminarlo. Pero su rincón se ve tan vacío ahora, tan oscuro y sin vida, no sé si podre aguantar tantos meses sin mi querido y verde arbolito de plástico
¿Quien sabe? Quizá el día menos pensado le saco de su caja y lo devuelvo a la vida. 
Quizas, quizas, quizas...

Mi arbolito

5 comentarios:

  1. Uy poobrecito, yo en cambio lo quite aliviada, pero ten fe y pronto pasará el tiempo y podrás poner el árbol de nuevo

    ResponderEliminar
  2. uy posdata te mando un beso y ten un lindo miércoles

    ResponderEliminar
  3. Nosotros es que somos tan sosos que no decoramos nunca para Navidad. Tal vez para evitar el dolor de quitar la decoración. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Y salen los duendes que viven en el árbol de navidad, con lo molesto que son... tendrás que darle de comer, soportar sus ruidos, etc.
    Es una buena idea.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este año ni lo saque de la caja, sera que no paso la Navidad
    Abrazos

    ResponderEliminar