sábado, 26 de julio de 2014

Muerte por derretimiento

Y llegó el verano. 
Con su sol, con sus playas, con sus benditas vacaciones. Con el mar, con la montaña, con la playa o la cabaña, con sus cervezas, los mojitos, lo helados y los mosquitos. 
Con la cabeza bañada en sudor, con las piernas hinchadas por el calor, con el chirrido constante del ventilador, con el ártico medio derretido como salvapantalla en el monitor, con las varices a punto de explotar, con el horror cuando la factura de la luz he de pagar. 
En mi silla, delante del ordenador me derrito lentamente en una matinal y helada taza de café y un bizcocho de melocotón mientras que el termómetro marca 24º fuera y 33º en el interior. 
Pero por que quejarse si soy un privilegiado, por lo menos ya no cocino y no, no tengo cocinera y tampoco dinero para garitos o restaurantes o bodegas, no es nada sobrenatural es muy sencillo, tengo la comida lista siempre y la cena es la misma desde que se aloja en mi casa este verano desvergonzado y okupa. 
Un poco aburrido, si, pero el plato es muy recomendable, ligero y natural, sin aditivos ni colorantes, sin grasa y sin colesterol: 
Huevos cocidos en su propio sudor. 


2 comentarios:

  1. Uy a este paso eso me va pasar. Te mando un beso y te deseo un genial verano te veo en septiembre, te me cuidas mucho.

    ResponderEliminar
  2. jjajaja Aca hemos tenido un par de dias primaverales y hoy ha vuelto el frio
    Abrazos

    ResponderEliminar