sábado, 25 de octubre de 2014

Iniciativa bancaria sin precedentes

Estoy tan feliz, tan contento, eufórico, lleno de vida y de optimismo de cara al futuro. 
Gracias, gracias, gracias, gracias gracias. 
No, no me ha tocado la lotería pero casi. 
Es algo inédito, algo nunca visto, nunca vivido en España, ni en el mundo, creo. Es algo que me lleva a pensar que todo lo que antes pensaba era erróneo, y me alegro de verdad, me alegra no haber acertado, haberme equivocado en no confiar en la gente y sobre todo en los bancos. Así, la bofetada fue recibida con la nariz por delante, casi sangré cuando recibí la noticia, casi me ahogué en mi propia baba al ver el cheque. 
Una iniciativa que no conocía, top-secret me han dicho, pero que me parece que es algo que hay que difundir, que hay que gritar a los cuatro vientos, es algo imposible de ocultar. La alegría no hay que ocultarla bajo ningún concepto, es el motor de nuestra sociedad, es el motor que bien engrasado de sonrisas y felicidad podría mover montañas, secar mares, llenarlos otra vez y volver a secarlos para llenarlos una y otra vez, hasta la saciedad. 
No sé como agradecer lo que me pasó. Las palabras nunca reflejarán lo que de verdad siento. Otra vez gracias, de todo corazón, una gran iniciativa de verdad.  
Y por que os cuento todo esto, porque comparto mi felicidad con vosotros, con el mundo. 
Muy simple. 
Por una carta que recibí, una carta que después de leer, la doblé con mucho cuidado y se la di a mi chica que ahora la guarda con mucho orgullo y satisfacción en su wonderbra. Total que no os quiero entretener mas, que sé que tienen prisa, así que os resumo lo que decía la carta:

"Muy señores míos: 
En primer lugar quisiera hacerles llegar nuestro agradecimiento por haber confiado en nosotros durante mas de 10 años... 
Bla, bla, bla, bla. 
Debido a que el BBVA obtuvo un beneficio neto de 2.228 millones de euros en 2013, el 32,9% más que el año anterior, quisimos agradecerles a una gran parte de nuestros clientes de pocos recursos, seleccionados con el debido cuidado y respeto por el departamento de riesgos y hacerles llegar un cheque con la suma total de lo que aun les queda por pagar de la letra del piso. Con este gesto les devolvemos el favor de haber confiado en nosotros durante todo este tiempo con la esperanza de contar con vuestra confianza también en el futuro. Sin otro interés, se despide atentamente: 
Francisco González Rodríguez"
Presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria

Ahora os imagináis mi alegría, os imagináis como me siento y porque quiero compartir esto. Y claro, os preguntareis igual que yo me he preguntado: ¿Será verdad? 
¡PUES CLARO QUE NO!